Director o Dueño, ¿la diferencia?… ¡delegar!


Dueño o director

He visto que actualmente en redes sociales hay una campaña intensa que habla de que no se puede ser el director y el dueño de una empresa, me han dado tema para reflexionar  y aquí les presento las ideas que tenemos en Lore & Goods al respecto, espero que les sean de interés y que no le bajemos la participación a los coaches que están hablando de este tema en redes sociales, ¡disfrútenlo!

La diferencia entre alguien que piensa que dirige un negocio y alguien que piensa que es dueño de un negocio (un empresario), está principalmente en la forma de pensar.

El director de un negocio mira el trabajo por hacer y pregunta – ¿cómo puedo lograr hacer todo esto?, Un dueño (empresario) mira el mismo trabajo y piensa – ¿cómo puedo conseguir a alguien más para que haga todo esto?

Sé que estoy siendo simplista, pero si creas un negocio y haces todo el trabajo – especialmente si haces todo el trabajo porque actualmente tienes el tiempo – estás expuesto a caer en la trampa de los negocios.

Y esa es una trampa de la cual escapar, para muchos, es algo imposible.

Desde el principio debemos entender que hay muy pocas cosas en el negocio de las cuales tiene sentido hacerse cargo personalmente. Obvio, esto es muy difícil de entender cuando, al principio, estás tratando de lograr que ese proyecto al que le estás dedicando horas de esfuerzo se pueda llamar negocio, pero es crucial.

En mi experiencia las personas que empiezan un negocio no saben cómo sacarle el máximo potencial, un empresario busca problemas, los resuelve y hace de esa solución un negocio.

Piensa en esto: Digamos que eres un consultor y ves una gran oportunidad de ayudar a las personas a hacer planificación fiscal, pero no sabes nada de contabilidad o de impuestos.

En ese caso estarías forzado a buscar personas que pudieran hacer el trabajo, ¿correcto?

Ahora, supón que eres un consultor de marketing y empiezas una agencia de asesoría comercial. ¡De lujo!, por suerte sabes de estrategia comercial, de publicidad digital, además de conocer de SEO y tras muy pocos esfuerzo logras aprender cómo personalizar un tema de WordPress con lo cual ya puedes hacer websites, adivina qué – ¡has creado un empleo!

Los empleos (autoempleos) son muy difíciles de escalar e incluso más complejos de vender.

Si quieres crear un negocio de verdad, debes obsesionarte con delegar absolutamente todo; no sólo unas pocas cosas. ¡Ah!, y ten en cuenta que delegar y renunciar no son lo mismo; como dice un amigo judío: “Orden dada y no monitoreada, se la lleva la chingada” – hay una forma correcta y una forma incorrecta de delegar – más adelante platico de esto.

Como siempre, suena muy bien (que vanidoso, ¿verdad?) pero ahora, para evitar que me critiquen, voy a decir como llevarlo a la realidad, otra vez, perdón a los coaches que están vendiendo esta conferencia, pero esta es la ventaja de ser cliente de Lore & Goods.

De Autoempleado a Director

1. Haz un inventario de tareas

Lo primero que debes hacer es echar un vistazo a todas las tareas que actualmente haces en tu negocio. Si eres un emprendedor solitario (el llanero solitario, como lo llamamos), es posible que tu lista sea muy larga.

El objetivo de este ejercicio es empezar a entender lo que puedes y debes delegar. Revisa esta lista y categoriza el trabajo por importancia.

Recomiendo pensar en tres dimensiones: 1. Las cosas que odias hacer, 2. Las cosas de las cuales debes hacerte cargo y, 3. Las cosas que no puedes hacer.

A partir de esta lista debes asignar valor y costos. Hay valor y costo para el negocio por el simple hecho de que alguien más haga tareas que hoy tu haces. No subestimes el valor de alguien mejor que tu para hacer algo, tengo una contadora carísima (jajaj), pero yo odio tanto la contabilidad y soy tan ignorante del tema que me tomaría mucho más tiempo hacerlo que a ella, que extrañamente lo ama.  El resultado vs el costo es significativo y vale muchísimo la pena.

2. Házte cargo de pocas cosas

Ahora que has hecho tu lista y un compromiso de contratar y delegar (¡ojalá!), es tiempo de averiguar lo que no puedes delegar.

Incluso si pusieras un equipo interno muy competente, hay algunas cosas que los CEO’s no pueden delegar (la forma como las enfrentas puede cambiar, pero siempre las tendrás a tu cargo, de modo que, puedes empezar a hacer sólo eso).

  • Visión – Debes tener una idea de a dónde estás yendo, por qué estás yendo hacia allá y la diferencia que ir allá podrá hacer en las vidas de tus clientes, tus empleados y tu comunidad. Nunca podrás delegar esto, pero muchos ni siquiera son conscientes de la importancia que esto tiene en sus negocios.
  • Cultura – Las creencias fundamentales, los estándares de operación y la historia son algo que debes continuar fortaleciendo, defendiendo y enseñando sin importar lo mucho que crezca la plantilla de tu empresa. En otras palabras, esto es predicar con el ejemplo, pero debe ser intencional.
  • Relaciones con los clientes – Puedes tener managers de proyectos (espero que así sea), pero la forma en como tus clientes se sienten con respecto a tu negocio, la claridad que tengan con respecto al valor de trabajar contigo y el mantenerlos, es algo de gran valor para tu empresa (y por tanto algo por lo que debes velar).
  • Hacer que las cosas pasen – Esta es difícil. Al principio serás el encargado de esto; serás la persona que trae los grandes contratos, la que construye el speech de ventas, la que opera, etc, etc.. Pero si tu negocio depende de ti, quedarás atrapado. Por eso debes construir un sistema que otros puedan operar fácilmente antes que puedas volverte totalmente libre (dueño).
  • Manejo de dinero – Ya escribí que no me gusta la contabilidad, de modo que delego cada cosa que tiene que ver con eso. Tengo una contadora para la preparación de los impuestos y un equipito enfocado en los indicadores de crecimiento dentro de mi negocio, pero insisto en que uno debe hacerse cargo sobre todo de manejar el dinero dentro de la empresa.

3. Enfócate en aquello que genere utilidades y beneficios

Una vez que sabes cuáles son las cosas de las cuales debes hacerte cargo, es tiempo de empezar a crear prioridades y manejar tus días, semanas, meses y trimestres basado en hacer más de estas actividades que te representan utilidades.

En principio esto puede incluir invertir una gran cantidad de tiempo documentando cómo se debe hacer el trabajo y también cosas relacionadas con reclutamiento, contratación y entrenamiento interno y externo de los miembros del equipo para que puedan hacerse cargo de más y más trabajo.

Quizás entonces podrás liberar más tiempo para lograr vender más de lo que haces y empezar a crear procesos que te permitan entrenar a otros para lograr metas más ambiciosas.

Entonces quizás, simplemente quizás, encontrarás un día o dos aquí o allá donde puedas estar lejos de los demás y aislarte para crear un nuevo producto o innovación en servicio que te permita entrar y conquistar por completo un nuevo mercado.

Y más pronto de lo que crees, te encontrarás a tí mismo en tu laboratorio, diseñando experimentos de marketing, probando nuevas formas de generar clientes.

Así es como generas el paso de Autoempleado a Director.

Por supuesto, existen doscientos setenta y tres millones de pasos en el medio, pero comienza con esta forma de pensar – cómo puedes conseguir a alguien más para hacer todas las cosas que necesitan realizarse.

El Dueño (empresario)

Lo que hacen los empresario (dueños de negocios) es distinto a lo que hacen los Directores, en principio, un dueño de empresa detecta necesidades o problemas sin resolver, de los cuales no es experto y forma un equipo de expertos que sean capaces de resolver el problema, ya sea, como el lo plantea o como el equipo experto lo plantee. El talento de un dueño de negocio es precisamente cautivar a personas para que juntos trabajen para brindar al mundo una solución al problema detectado.

Los dueños de negocio, son tipos que delegan, que saben que existen personas más capaces que ellos mismos para hacer las tareas.

Los dueños de negocios tienen el donde comunicar su visión y de rodearse de un equipo de profesionales capaces de resolver los problemas detectados de manera superior a que si el dueño de negocio quisiera resolverlo por si mismo.

Los dueños de negocios son acusados en ocasiones de ser flojos, porque no trabajan duro, porque hacen que alguien más haga el trabajo, pero necesitamos más dueños de negocios que creen empresas.

Los dueños de negocios son personas que conocen el valor del trabajo en equipo y que saben que pueden maximizar los resultados rodeándose de equipos de alto rendimiento para resolver las cosas o necesidades que han detectado como oportunidades de negocio.

En resumen

Es muy importante que definas si quieres ser el Director de tu negocio o si eres el Dueño (empresario), es real que no puedes ser ambas cosas a la vez.

Barbas NORMAL B&W

Artículo escrito por Julio Lozoya, Presidente de Lore & Goods

Contáctalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s