No se llama vender, se llama hacer amigos

Las compañías están más interesadas en los clientes que no tienen. Ofrecen más incentivos por la obtención de clientes que por la retención. Incluso en industrias donde “la única forma de crecer es quitándole clientes a la competencia”, no tiene mucho sentido. Sigue siendo más costoso. Cultivar relaciones con clientes actuales es mucho más rentable.

Ventas Orgánicas

Las ventas orgánicas son la única respuesta que tenemos ante a un cliente sobre-informado, moderno, libre, inteligente, tecnológico, inquieto, difícil, exigente, que gusta de comprar, pero odia que le vendan y que a pesar de todo esto sigue siendo humano, se sigue relacionando y sigue valorando el que alguien genuinamente lo quiera ayudar a resolver sus problemas y/o deseos y de que lo traten como humano y no como simplemente alguien que va a pagar.