Las ventas son como enamorar

Así como el amor, las ventas son un proceso. Así como uno no pide matrimonio en la primera cita, un cliente no te va a comprar sólo con verte en un anuncio publicitario.