¡¡ Eso no es un diferencial !!

La razón por la que los diferenciales no resuenan en nuestros clientes es porque en realidad no son diferenciales. Esto es lo que llamamos falsos diferenciales. Cosas que creemos que nos distinguen de los demás, pero a los ojos del cliente son más de lo mismo.