¡¡ Eso no es un diferencial !!

La razón por la que los diferenciales no resuenan en nuestros clientes es porque en realidad no son diferenciales. Esto es lo que llamamos falsos diferenciales. Cosas que creemos que nos distinguen de los demás, pero a los ojos del cliente son más de lo mismo.

Diferenciarse es un arte

El desafío no está en hacer publicidad atractiva, el problema es que la publicidad per se ya no es atractiva. Saltamos los comerciales en la televisión, cambiamos la estación de radio y pasamos sin notarlo los anuncios de las revistas. Ahora para sobresalir hay que ser más genuino y menos prefabricado. Hacer las cosas bien es simplemente insuficiente. Hay muchas compañías haciendo las cosas bien. Eso el estándar. Nada nuevo en eso.