Que tu cliente sepa cuanto debería pagarte

¿Podemos confiar en nuestros clientes para definir el precio a cobrar? La respuesta es simple: ¡¡NO!!. Sólo sería razonable hacerlo en el caso que los clientes comprendieran perfectamente todos los beneficios de nuestro producto o servicio, y además fueran completamente honestos acerca del impacto que estos les representan