Que tu mensaje se entienda

Los consumidores nos hemos vuelto absolutamente selectivos en los mensajes que nos interesan; así que si quieres que tu audiencia te preste atención, más vale que digas algo interesante y que valga la pena. Algo interesante para tu audiencia, no para ti. A tus clientes no les importa que tu marca sea la número uno. A tus clientes les importa saber en qué los beneficia el que tu seas el número uno. No se trata de ti, se trata de ellos.