El Valor del Precio

Lo primero que viene a la mente mientras un cliente te "negocia" el precio, es reducirlo a su minima expresión. ¿Porque no mejor incrementas el valor de lo entregado, en lugar de reducir el precio?... ¡piénsalo!

Que tu cliente sepa cuanto debería pagarte

¿Podemos confiar en nuestros clientes para definir el precio a cobrar? La respuesta es simple: ¡¡NO!!. Sólo sería razonable hacerlo en el caso que los clientes comprendieran perfectamente todos los beneficios de nuestro producto o servicio, y además fueran completamente honestos acerca del impacto que estos les representan